El mejor ‘Fidelio’ de Beethoven que RBG disfrutó en su vida

December 2, 2020
The program photo of the Washington National Opera's  production of "Fidelio" at The Kennedy Center.The program photo of the Washington National Opera's  production of "Fidelio" at The Kennedy Center.Courtesy of Washington National Opera
Fotografía en el programa de la producción teatral Fidelio de la Ópera Nacional de Washington en el Kennedy Center. (Cortesía de la Ópera Nacional de Washington)

Ruth Bader Ginsberg (RBG), jueza de la Corte Suprema de Estados Unidos, era una gran fanática de la música clásica y a ella le encantaba la única ópera de Ludwig van Beethoven: Fidelio. RBG, una guerrera por los derechos de la mujer y pionera como una de las primeras mujeres jueces elegidas para servir en el tribunal más alto de Estados Unidos, quizás se identificaba con su heroína. Los temas de justicia en Fidelio también concuerdan con el legado de “la notoria RBG”, una ferviente luchadora por los desamparados.

La devoción inquebrantable de Ginsberg por la igualdad de todos no era diferente del propio "amor por el hombre" de Beethoven. Era la esencia de su ser, a pesar de que el dolor y la frustración causados ​​por su pérdida auditiva lo hacían parecer como una persona retraída en el mejor de los casos, cruel e insensible en el peor de los casos. Sin embargo, su música mostró su compromiso con la hermandad universal, especialmente en su única ópera, Fidelio.

Fidelio atrae mucho a la gente, no a la aristocracia, y ese era [el concepto] que Beethoven estaba abordando en ese momento”, dijo Francesca Zambello, directora artística de la Ópera Nacional de Washington (WNO, por sus siglas en inglés). “Toda la noción de libertad de expresión, la Ilustración, los derechos del hombre, y estoy segura de que, si estuviera vivo hoy, diría los derechos de todas las personas”.

La ópera se desarrolla en una prisión donde el disidente político Florestan está encarcelado.

Zambello dirigió la producción de Fidelio de la WNO en 2003, durante una temporada en que se estaba renovando la base de operaciones de la ópera en el Kennedy Center en Washington, DC, por lo que las obras teatrales se trasladaron a la sala de conciertos DAR Constitution Hall.

Claire McAdams/Courtesy of Washington National Opera
La directora artística de la Ópera Nacional de Washington, Francesca Zambello, también dirigió la producción teatral de Fidelio en 2003.

“Nunca olvidaré el orgullo que sentí cuando RBG (la jueza de la Corte Suprema Ruth Bader Ginsburg) me escribió una carta (diciendo) que era, por mucho, el mejor Fidelio que había visto, y me sentí muy conmovida”, recordó Zambello.

“Elegimos colocar la orquesta en su escenario y construir una pared acústica frente a ella. Así que la acción se proyectó mucho, como un escenario de empuje; realmente estaba en el regazo de la audiencia”, señaló. “Teníamos perros guardianes y a sus guías corriendo por los pasillos. No creo que ahora se nos permita hacer eso”.

Zambello hizo otra cosa bastante sorprendente.

En una escena, tenía toda la parte trasera del escenario cubierta con enormes monitores de video. Cada monitor mostraba el rostro de un prisionero en primer plano. Los ojos de los prisioneros se movían de un lado a otro con expresiones de desconcierto y pavor. Fue un momento visceral que puso de manifiesto la profunda creencia que tenía Beethoven en la libertad y la hermandad.

Courtesy of Washington National Opera
Bocetos del vestuario para la producción teatral de Fidelio la WNO en 2003.

Al final de la ópera, Fidelio impide un complot y Florestan es liberado. Luego se revela que Fidelio es Leonore, la esposa de Florestan. Se había disfrazado de niño para poder encontrar a su marido. Sus acciones también llevaron a la liberación de los otros prisioneros.

“(Florestan) agradece a su esposa porque hizo todo por él”, dijo Zambello. “Habla sobre el poder de la mujer y la feminidad”.

Zambello cree que esto refleja las creencias de Beethoven, y dice que fue una persona muy humanitaria. “Y es por eso que creo que deberíamos seguir analizando esta pieza. Claramente sigue atrayéndonos; y creo que hacer comparaciones contemporáneas es muy obvio con una ópera como esta”.

La producción de Fidelio de la Ópera Nacional de Washington coincidirá con el 250 aniversario de Beethoven este año. Se pospuso hasta después de la pandemia de COVID-19, cuando Zambello planea revivir algunas ideas de su producción de 2003.


Esta historia fue producida originalmente por Marilyn Cooley y Cindy Carpien. Traducción de Marina LaGrave y Alejandra Castañeda. Producción de audio de Pedro Lumbrano. Audio con la voz de Rodolfo Cardenas y May Ortega. Edición y gestión de proyectos por Jen Hitt y Monika Vischer.


Encuentra más historias que celebran el 250 aniversario de Beethoven:
En español en cpr.org/musicaclasica
En inglés en cpr.org/classical/beethoven-250


Puedes escuchar CPR Classical haciendo clic en “Listen Live” en este sitio web. También puedes escuchar CPR Classical en 88.1 FM en Denver, en señales de radio alrededor de Colorado, o pedirle en inglés a tu altavoz inteligente: “Play CPR Classical”.